Menú principal
TwitterFacebookLinkedIn
628.546.791
633.402.018
635.676.515
info@centrepip.com

628.546.791 - 633.402.018 - 635.676.515 - info@centrepip.com

Català - Español

¿Tú como actuarías? Aceptación vs Agotamiento

Dos mujeres ante una misma situación se comportan de manera diferente obteniendo consecuencias diferentes.  ¿Tú como actuarías? ¿Cómo la primera mujer o como la segunda?

 “Dos mujeres se encontraban en su despacho compartido trabajando con sus respectivos ordenadores. A una de las mujeres mientras estaba escribiendo, le empezaron a aparecer mensajes en la pantalla de su ordenador. Mensajes que decían “nunca solucionarás tu problema” “eres una inútil” “la gente te ve mal”. Cuando leyó estos mensajes empezó a creérselos y a angustiarse, a sufrir terriblemente ¡¡¡Parecían tan ciertos!!! Entonces intentó borrarlos de la pantalla, pero no pudo. Así que continuó trabajando. De vez en cuando, volvían a aparecer pero como ella sabía que no podía eliminarlos, no intentó hacer nada y siguió trabajando. A pesar de los mensajes que a veces aparecían y le hacían sufrir, la mujer disfrutaba y se sentía bien consigo misma porque su trabajo estaba quedando tal y como ella quería.

A la otra mujer, le empezó a suceder lo mismo. Empezaron a aparecerle los mismos mensajes que a su compañera: “nunca solucionarás tu problema””eres una inútil”… Entonces intentó eliminarlos, pero no lo conseguía. Sufría muchísimo porque estaba totalmente convencida de que los mensajes eran ciertos. Y además sufría porque no conseguía eliminarlos. Así que dejó de trabajar para pensar qué métodos podía emplear para eliminar los mensajes. Estaba segura de que si no los borraba no podría continuar trabajando. Así que empezó a probar un método tras otro, pero no conseguía nada. Los mensajes seguían allí. Miraba a su compañera con rabia porque la veía trabajando e incluso parecía que estuviera disfrutando con su trabajo. Pensó que su compañera podía trabajar porque no recibía los mismos mensajes que ella. Así que siguió en su empeño por eliminarlos. Su sufrimiento iba en aumento: cada vez tenía más mensajes negativos, fracasaba en todos sus intentos por eliminarlos y encima no avanzaba en su trabajo. Se quedó encallada en esta situación.”

Cada persona presenta una serie de pensamientos automáticos negativos que le acompañan en el día a día. Éstos aparecen como pop-ups o ventanas emergentes del ordenador en nuestra mente. Es decir, se presentan sin avisar y nos distraen ante aquello que estamos realizando. Ante este hecho, cada uno puede decidir la manera en que quiere actuar, ignorarlos o intentar eliminarlos. Cuando se intentar controlarlos o hacerlos desaparecer de manera consciente, estos adquieren una mayor intensidad pudiendo aumentar el malestar producido por ellos. Esta consecuencia deriva del gran esfuerzo que dedicamos a eliminar los contenidos negativos sin obtener la respuesta esperada, lo que genera una sensación de impotencia y de pérdida de tiempo.

Siguiendo el esquema de cada una de las mujeres, el patrón que llevan a cabo sería el siguiente:

 imatge article cris ara

Se ha de valorar que, aunque de manera inconsciente, cada persona elige como desea actuar ante estos determinados pensamientos a través de su experiencia y de los diferentes aprendizajes en su propia vida. En este sentido, el control de las emociones y los pensamientos en general es una cualidad apreciada en muchos contextos y que creemos observar en las personas que nos rodean.

En este sentido, para intentar actuar siguiendo el modelo de la primera mujer posiblemente las valoraciones que se tendrían que hacer serían las siguientes:

–          ¿Qué  puedo hacer?

–          ¿Qué utilidad tiene el control en esta situación?

–          ¿Qué esfuerzo he de realizar?

–          ¿Vale la pena este esfuerzo?

–          ¿Qué consecuencias se derivan?

–          ¿Está orientado a mis objetivos o me estoy desviando?

Es importante tener en cuenta, que todo este proceso actúa entre la acción y la aceptación de la situación y son cambios lentos que requieren tiempo para instaurarlo dentro de nuestro mecanismo de acción. Por ello, es importante iniciar este proceso valorando realmente cuales son nuestros objetivos o nuestras prioridades para plantearnos si estamos actuando hacia ellos o, por el contrario, nos hemos desviado como consecuencia de algún pop-up.

 Cristina Garcia