Menú principal
TwitterFacebookLinkedIn
628.546.791
633.402.018
635.676.515
info@centrepip.com

628.546.791 - 633.402.018 - 635.676.515 - info@centrepip.com

Català - Español

¿Cómo puedo ayudar a un amigo o familiar con depresión?

 En nuestro lenguaje coloquial, la depresión es una palabra que se ha establecido con mucha fuerza cuando nos referimos a un estado caracterizado por la tristeza en un momento puntual y de manera espontánea. Sin embargo, en el episodio o el trastorno depresivo manifiesta muy otros síntomas que dificulta este tipo de recuperación, resultado un estado estable durante un tiempo, más o menos largo. Esta situación, angustia y preocupa a la familia y amigos ya que no saben cómo actuar para poder ayudar a salir de esta situación tan desagradable.

A continuación, exponemos una serie de recomendaciones que pueden ser de utilidad en estos casos:

  • Entender que es la depresión y conocer los síntomas

Para poder ayudar a alguien, primero hay que estar informado de lo que es y cómo afecta. Es decir, aunque el diagnóstico únicamente pueden realizarla los profesionales acreditados, es importante conocer las características de este trastorno.

En este sentido, se debe tener en cuenta que una persona que sufra un trastorno depresivo presentará cambios a nivel físico (falta de energía, de apetito, insomnio, …), de conducta (aislamiento, llanto, lentitud, descuido de las responsabilidades, …), de emociones (tristeza, culpabilidad, irritabilidad, cambios de humor, …) y de pensamientos (preocupaciones, pesimismo, falta de concentración, dificultad para tomar decisión, …).

El hecho de ser conscientes de los síntomas permiten no etiquetar a la persona con calificativos despectivos o considerar que no pone de su parte para salir adelante. Hay que tener en cuenta que, al igual que no le puedes pedir a una persona que tiene fiebre que deje de tener, no se puede intentar que una persona deje de sentirse triste o desgraciada, por el simple hecho de decirle.

Por otra parte, es importante saber que la depresión puede cursar con otras dificultades psicológicas o físicas como son los trastornos de angustia o el abuso de sustancias. De modo que hay que diferenciar cada problema y darle el trato correspondiente a cada uno.

  • Ayudar a consultar ya seguir el tratamiento adecuado

La depresión es un trastorno que tiene cura y es importante recibir la ayuda lo antes posible, ya que su gravedad también dependerá, en buena medida, de este hecho. En aquellos casos más graves o en los que le cuesta decidir, se puede recomendar una intervención inicialmente a domicilio.

Hay que tener en cuenta que en ocasiones son necesarios diferentes tratamiento simultáneos (psicológico y farmacológico) para poder superarla. Es importante que siempre esté regulado y controlado por los profesionales adecuados.

  • Apoyar a la persona, sin sobreproteger ni atosigar

Es importante estar cerca y apoyar a la persona que sufre depresión desde una cierta distancia, manteniendo siempre una actitud de comprensión y paciencia. Tranquilizar-lo que recuerda que entienden sus dificultades y que se puede mejorar con la ayuda adecuada, pero sin exigirle que mejore rápido o considerando que lo que le pasa no es un problema.

Además, puede ser útil motivarle para hacer actividades que antes le resultaban agradables, ya que la inactividad resulta perjudicial para el estado de ánimo. Sin embargo, hay que recordar que una persona con depresión se cansa muy fácilmente ya que continuamente está luchando contra el cansancio y los pensamientos negativos, por este motivo, no se debe presionar demasiado. Quizás, esta es la parte más difícil, ya que todo el mundo quiere ayudar y cuesta encontrar el equilibrio entre la ayuda y la exigencia. Es importante no perder de vista que para una persona que padece depresión, ver como todos los demás le reclaman hacer cosas que no se ve capaz de hacer, puede llegar a ser muy frustrante, aumentando sus pensamientos de inutilidad y culpa.

  •  Ayudar a expresar sus sentimientos y pensamientos

Muchas veces, la persona que sufre depresión le cuesta expresar adecuadamente lo que piensa o siente. Es por este motivo que es muy importante que cuando hable escolar y procurar entenderlo, sin desacreditar sus sentimientos o pensamientos.

  • Ayudándose y cuidándose a uno mismo, para poder proporcionar una ayuda mejor

Es importante tener en cuenta, que la depresión en ocasiones tarda en diagnosticarse y/o en evolucionar correctamente. El pesimismo continuado de la persona, la irritabilidad y los pensamientos negativos, pueden generar frustración a los familiares y provocar a la larga un rechazo de la situación.

Por este motivo, los propios familiares y amigos deben permitir espacios para uno mismo, con actividades, proyectos, amigos con los que hablar, etc. Asimismo, existen asociaciones de familiares o profesionales que pueden ayudar a superar la posible sensación de impotencia en esta situación.

Por último, hay que tener en cuenta que no existe una única manera para afrontar estas situaciones. Cada persona y cada entorno tiene unas características que pueden facilitar o dificultar la propia recuperación. Por este motivo, hay que tener paciencia y comprensión en todo el periodo.