Menú principal
TwitterFacebookLinkedIn
628.546.791
633.402.018
635.676.515
info@centrepip.com

628.546.791 - 633.402.018 - 635.676.515 - info@centrepip.com

Català - Español

Cómo actuar ante una ruptura de pareja

El duelo es un proceso adaptativo que vivimos las personas ante una pérdida del tipo que sea. Posiblemente, el tipo de duelo más conocido es ante la muerte de un ser querido o la ruptura de una relación, sin embargo, existen muchas situaciones en las que la persona ha de vivir un proceso de duelo para seguir adelante.dol

Como otros profesionales han compartido y, siguiendo el modelo de Kübler-Ross, el duelo se desarrolla en las siguientes etapas: negación, ira, negociación, depresión y aceptación.

Entre las demandas más frecuentes en terapia, los problemas de pareja o las rupturas recientes son bastante habituales. Durante este periodo de cambio, las personas experimentan grandes variaciones a nivel emocional y, en ocasiones, necesitan ayuda para poder reubicarse en la nueva situación.

Expresar emociones

Lo primero de todo, en estos momentos, es externalizar las emociones que se sienten. Poder expresar cualquier tipo de emoción relacionada con la separación tanto hacia uno mismo como hacia la otra persona. No tanto con el objetivo de comunicárselo a la otra persona, sino por el hecho de descargar todas las emociones que se experimentan en esos momentos. Al finalizar una relación, es muy importante poder reconocer las emociones que se sienten y validarlas como parte necesaria de todo el proceso.

Minimizar el contacto

Por otro lado, se ha de intentar minimizar el contacto con la otra persona. Una ruptura es un cambio importante en la vida de cada persona y es necesario un espacio personal para recuperar la propia autonomía. Durante el tiempo que se ha estado en la relación, las dos personas han creado una unidad conjunta. En los primeros meses después de la ruptura, es necesario separarse y reducir el contacto, para poder fortalecer la propia identidad de cada uno. Este proceso, aunque necesario, requiere de un gran esfuerzo por parte de las dos personas para evitar mantener el contacto a pesar de echarse de menos. En las parejas con hijos puede ser más complicado. Sin embargo, es recomendable mantener una relación cordial y tratar los temas relacionados con los hijos, dejando de lado los reproches y/o recuerdos de los momentos pasados.

Redescubrirse a uno mismo

Asimismo, es necesario redescubrirse a uno mismo como individuo. Para ello  es importante mantener las actividades que se hacían para disfrutar uno mismo o explorar nuevas alternativas. Recordar aquellos hobbies o aficiones que se habían dejado a un lado y retomarlos. Buscando una manera de sentirse ocupado y realizado. Pudiendo diferenciar entre aquellas actividades que  ayudan a sentirse bien de las que se hacen por obligación.

En algunos casos, si la relación ha sido destructiva, la persona tiene que recuperar su autoestima y confianza en sí misma. Por lo que puede necesitar una mayor ayuda para poder validarse de nuevo y ganar la seguridad en su propia persona.

Por último, toda ruptura o pérdida implica desajustes a nivel emocional que necesitan de tiempo para poder resituarse. Por lo tanto, el tiempo es necesario en todo este proceso de aceptación de la pérdida y de adaptación a la nueva situación.

Cristina Garcia