Menú principal
TwitterFacebookLinkedIn
628.546.791
633.402.018
635.676.515
info@centrepip.com

628.546.791 - 633.402.018 - 635.676.515 - info@centrepip.com

Català - Español

Estimulación del habla en la etapa infantil

Libro de referencia: Marc Monfort y Adoración Juarez Sánchez. El niño que habla

El lenguaje se aprende oralmente en el entorno familiar. Nadie aplica un método predeterminado para enseñar a hablar ya que mediante la comunicación, se va estableciendo poco a poco el lenguaje del niño.

Se ha comprobado que, una buena estimulación o interacción con el niño, produce en él, unas competencias lingüísticas adecuadas o incluso por encima del promedio. Para que se produzca la interacción es necesario que haya un feedback entre madre e hijo. El feedback se puede representar de dos maneras:

estimulación 1

Tal como se puede observar en la imagen presentada, en la situación 1 el niño toma la iniciativa ya que intenta llamar la atención del adulto mediante un grito, un gesto… La respuesta del adulto ante esta situación es la corrección del mensaje emitido por el niño.

La corrección que hace el adulto puede ser:

Fonética o fonológica: el adulto pronuncia correctamente las palabras emitidas por el niño o traduce sus gritos a palabras del idioma.

Semántica: el adulto añade algunas palabras relacionadas con las que ha emitido el niño.

Sintáctica: el adulto utiliza los elementos del mensaje infantil en una estructura más compleja.

Ejemplo:

El niño de 15 meses se dirige a su madre con voz insistente: “AUA AUA”. La madre le da un vaso de agua “Quieres agua? Ten un vaso de agua “.

En la segunda situación, la iniciativa la toma el adulto con la intención de enseñar algo al niño.

Ejemplo:

  • Adulto: ¿Qué tienes ahí? Cromos?
  • Niña:  Sí!
  • Adulto: ¿Cuántos?
  • Niña: Muchos. Treinta !
  • Adulto: Esto es mucho! A ver… los contamos? (Los dos cuentan hasta 8)
  • Niño: Eso, eso! Tengo 8. Es mucho, verdad?

Desgraciadamente, con el estilo de vida actual, la mayoría de situaciones que suceden con los niños hacen referencia a la situación 1.

¿Qué estrategias pueden ser útiles para estimular la comunicación del niño?

1. El juego es uno de los medios más importantes para estimular el aprendizaje del lenguaje. En los primeros años de vida, tanto el juego como la estimulación del habla ayudarán a establecer un mejor vínculo. Los juegos deben ser adecuados a la edad del niño.

En los primeros años de vida, 2 o 3 años, es recomendable que los juegos estén orientados a trabajar la atención auditiva mediante pequeñas prosodias, juegos fonológicos de corta duración o juegos de motricidad buco-facial. A nivel semántico, se puede aprovechar las experiencias de la vida diaria del niño para trabajar el vocabulario. Los objetos manipulativos le ayudarán a adquirir un mejor logro de la semántica. En cuanto a la morfosintaxis, se puede trabajar la construcción de oraciones de 2 a 4 palabras de manera activa.

      Ejemplo de juego: Motricidad buco-facial

                Juegos de soplar como apagar una vela o hacer avanzar bolitas de papel soplando.

      Ejemplo de juego: primeros juegos de imitación: una canción (relación sonidos con acciones)

                “Tic-tac (moviendo el cuerpo de un lugar a otro)

                  Tic-tic-tac

                  Mi reloj hace tic-tac “

     Ejemplo: Mediante los cuentos, se pueden trabajar el vocabulario y la atención.

            Se le puede preguntar al niño: “¿Dónde está la manzana?” El niño debe señalar en el cuento la manzana o cuántas manzanas hay en la cesta y debe contar el número de manzanas .

A partir de los 3-4 años, los juegos se orientan más hacia la discriminación auditiva, realizar secuencias fonéticas sencillas y utilizar los primeros juegos de estructura temporal. También se empieza a hacer uso de juegos metalingüísticos como familias, asociaciones, etc.

     Ejemplo de juego: Sonido-sonido (Discriminación de los sonidos)

  Consignas:

Juego del baile de la lluvia (bailan alrededor de la silla)

Consigna: Si tocamos cascabeles: baile más rápido

Si tocamos el tambor: baile más despacio

Truenos y lluvia fuerte: pisotear fuerte

Objetivo:

Asociar sonidos fuertes, débiles… una realización motriz coherente.

Hacia los 4-5 años, las actividades más dirigidas a trabajar el vocabulario, la construcción de historietas mediante el uso de nexos y el inicio del discurso narrativo.

  Ejemplo de juego: Loto fonético

Se presenta un cartón con unos dibujos de objetos y por otro lado cartoncillos separados con las mismas imágenes.

Se ponen boca abajo los cartoncillos con las imágenes.

El niño debe levantar un cartoncillo y debe decir el nombre de la imagen, una vez él dice, lo coloca en la imagen correspondiente.

lot A los 5-6 años, las actividades están enfocadas a trabajar la conciencia fonológica (rimas, veo veo …) y juegos metalingüísticos más complejos como semejanzas, seriaciones, etc.

Ejemplo de actividad de conciencia fonológica y silábica:

Objetivo:

El niño aprende a discriminar determinados sonidos fonéticos según la posición silábica en la que se encuentre. Como por ejemplo encontrar la posición / me /

estimulación 2

   2. Otra manera de potenciar el habla es mediante el feedback con el niño, tratando de narrar todo lo que va sucediendo. Por ejemplo: comer un plato de sopa (antes de comer soplamos la sopa suavemente y removemos con la cuchara para no quemarse …). Con ello se pretende que el niño vaya adquiriendo el nombre de todas las cosas para que luego las pueda imitar.

3. Buscar la imitación tanto de acciones como del lenguaje asegura que el aprendizaje se da de manera significativa, con lo cual, el niño acabe integrando los conceptos, las normas o estrategias y las termine aplicando en un momento dado. Por ejemplo: cantar una canción donde el niño tenga que utilizar el lenguaje además de imitar la acción al mismo tiempo.

4. Buscar actividades o juegos que impliquen un diálogo donde el niño tenga que memorizar algunos de ellos hasta que lo termine utilizando de manera espontánea. Con niños más mayores se puede trabajar mediante el juego simbólico, es decir, jugar a médicos, etc.

5. Enseñar las bases de la comunicación es otra manera de facilitar una mejor interacción, por ejemplo: decirle al niño “Cuando llegas a un lugar, es importante saludar y decir “hola” y cuando te marchas debes decir “adiós”.

6. La utilización del lenguaje no verbal, es fundamental ya que representa un porcentaje bastante elevado de la comunicación. Además, durante el primer año de vida, el niño aprende todo lo que acompaña a la palabra (entonación, gestos…). Por este motivo, es muy importante ser expresivos y utilizar mucho la expresividad facial y los gestos para que así, el niño pueda interpretarlo y pueda facilitar un mejor aprendizaje verbal posterior.

Por último, en caso de que el lenguaje del niño no sea adecuado es de gran importancia no corregirlo constantemente ya que este hecho puede llegar a generar inseguridades en él hasta el punto de que pueda dejar de hablar. También debe evitarse anticipar lo que el niño quiere decir ya que esto puede reducir sus intentos de expresarse verbalmente.

Anna Canals