Menú principal
TwitterFacebookLinkedIn
628.546.791
633.402.018
635.676.515
info@centrepip.com

628.546.791 - 633.402.018 - 635.676.515 - info@centrepip.com

Català - Español

ATENCIÓN PRECOZ. INTERVENCIÓN EN EL AUTISMO

 El autismo es un trastorno que afecta a muchas áreas,  sobre todo a nivel social. Su origen es multifactorial ya que en algunos casos se han encontrado anomalías a nivel cerebral, en otros casos, alteraciones metabólicas e incluso puede venir desencadenado por factores ambientales (infecciones).

Es un trastorno bastante amplio y a cada niño le afecta de manera diferente. Hay niños que buscan la interacción social aunque sea descontextualizada  y otros en cambio, el aislamiento. También,  algunos de ellos llegan a desarrollar el lenguaje, pero hay casos en que este lenguaje puede ser limitado. Es en estos casos en los que es imprescindible intervenir, ya que el lenguaje es un sistema importante de comunicación.

Aunque muchos de ellos tengan lenguaje, no significa que sepan desenvolverse en su entorno. Muchos de ellos no saben cómo pedir las cosas y es aquí donde se debe intervenir utilizando, por ejemplo, la técnica de modelaje. Su referente debe hacer de modelo y debe enseñarle recreando la situación. Mediante esta técnica,  aprenden a decir “Dame” cuando ellos quieren conseguir algo y el “Ten” cuando se les pide algo a ellos.

En el caso que no aparezca lenguaje, es de gran utilidad enseñarles a usar pictogramas o fotografías de objetos que ellos normalmente quieren, y que ellos mismos utilicen estas imágenes para hacer las demandas. Así, al haber encontrado una manera de comunicarse, la frustración que mostraban al no saber expresar sus necesidades desaparece.

Otro aspecto a tener en cuenta es el bajo contacto ocular que suelen mostrar  y es necesario potenciar el hecho de que miren a los ojos cuando se interactúa con ellos, dado que es una manera de reforzar la comunicación.

También, algunos de ellos muestran mucha rigidez y es necesario anticiparles todas las actividades que van a realizar durante el día, especificando el lugar y la gente que habrá en cada una de las situaciones. Suelen ser niños con una hipersensibilidad exagerada ante los ruidos, por este motivo, las situaciones festivas como pueden ser las cenas o comidas en familia, les pueden generar altos niveles de ansiedad.

Para poder interactuar con ellos es recomendable entrarles a través de algún objeto que les motive. Hay que considerar que sus intereses  suelen ser restringidos y  les motivan objetos y situaciones que para la mayoría de niños de su edad pasarían desapercibidos.  Normalmente tienen gran interés  por las cosas redondas y que ruedan.  Las burbujas de jabón  a menudo resultan ser un gran motivador para ellos.

En cuanto al juego, muestran un juego más bien repetitivo, es decir, pueden imitar el ruido del tren y mover el tren de un lado hacia el otro sin haber una historia detrás. Es por esto que se debe ayudar a que desarrollen el juego simbólico mediante objetos de su interés.

Asimismo, las dificultades aparecen también a la hora de identificar los sentimientos y emociones de los demás. Para ello es conveniente tener un amplio repertorio de imágenes que representen los diferentes estados emocionales. Es importante que al inicio aprendan las tres emociones básicas (alegría, tristeza y enfado).  Una vez aprendidas es recomendable ir ampliando paulatinamente el rango de emociones. Para facilitar dicho aprendizaje se pueden poner de ejemplo situaciones que el propio niño haya experimentado e ir relacionándolas con las emociones trabajadas.

Para concluir, el abordaje varía en función de las características personales de cada niño y aunque se tenga que trabajar la interacción con ellos es importante no forzar la situación, puesto que puede provocarles irritabilidad. La interacción “se provoca” intentando que el niño/a sienta interés por lo que haces y así entre en tu juego. Finalmente recalcar que no hay que forzar a todas horas la interacción  y privarles de sus momentos  de soledad, ya que es en estos momentos cuando se sienten tranquilos y relajados.

                                                                                                                           Anna Canals