Menú principal
TwitterFacebookLinkedIn
628.546.791
635.676.515
info@centrepip.com

628.546.791 - 635.676.515
info@centrepip.com

Català - Español

Niñ@s y adolescentes tiranos

Niñ@s y adolescentes tiranos

Cada vez más se escucha a muchos padres y madres quejarse de que sus hijos se muestran como tiranos ante ellos, en especial en el caso de los adolescentes.

Podemos definir a un/a adolescente o niñ@ tirano cómo aquél/lla que se comporta de manera déspota con sus progenitores, esperando que todas sus necesidades, deseos y peticiones sean cubiertas y, a demás, en el momento inmediato en que las expresan. Cuando no lo consiguen, acostumbran a tener reacciones agresivas e incluso violentas: gritos, insultos, golpes, rotura de cosas, etc.

A menudo, fuera de su hogar, tienen buenas relaciones con sus iguales pero presentan muchos problemas para respetar la autoridad, pudiendo meterse fácilmente en líos en la escuela y en la calle.angry-152486_1280

¿Por qué se dan éstos comportamientos?

La mayoría de estos chicos y chicas no presentan un trastorno psicológico de fondo sino que son personas que no saben enfrentarse a un “no” o a la imposibilidad de hacer o tener algo porque no toleran la frustración que esto les genera.

A menudo los padres, con la mejor de las intenciones, han cedido a sus deseos cuando éstos aparecían dificultando así que puedan aprender a gestionar la propia frustración. Se trata de padres que han querido evitar el sufrimiento de sus hijos constantemente y se lo han dado todo para que así “fuesen más felices”. Sin embargo, este tipo de situaciones impide que los niños/as aprendan a esperar o a enfrentarse a situaciones que no son como les gustaría, lo que puede acarrear dificultades a largo plazo.  

Por otro lado, la sociedad en la que vivimos, donde cada vez se protege más a los niños y se les evita que asuman responsabilidades, también es uno de los factores que precipitan la aparición de comportamientos como los que comentamos. Se trata pues, muchas veces, de una responsabilidad compartida.

¿Cómo prevenirlo?

Para prevenir que nuestro/a hijo/a se convierta en un tirano lo mejor es poner límites, es decir, que aprendan desde pequeños/as que no lo pueden tener todo y que hay comportamientos que en casa no se permiten. A la vez, es importante darles responsabilidades adecuadas a su edad en casa y asegurarnos de su cumplimiento.

En sí, no debemos evitar las frustraciones. Lo que si podemos hacer es ayudar a que se tranquilicen cuando aparezcan y motivarles para superarlas o darles explicaciones coherentes. Por ejemplo: si un niño se frustra y hace una pataleta porque quiere un muñeco y no consideramos que se lo debemos comprar, no hay que ceder sino que se le puede explicar que no se le puede comprar todo lo que pida y que veremos si más adelante es posible. También se le puede sugerir que ahorre con su semanada para comprarlo (si tiene).

¿Y si ya tenemos un/a hijo/a que se comporta así? ¿Qué podemos hacer?

Lo más importante es poner normas sólidas y consistentes. Si el/la niño/a aún es pequeño, esto nos costará un poco al principio pero será relativamente fácil cambiar las cosas. Si estos comportamientos hace tiempo que aparecen, el cambio resultará más difícil, pero eso no quiere decir que sea imposible. A medida que pasan los años, estas conductas se consolidan, por lo que tienden a empeorar. Por lo tanto, cuanto antes lo trabajéis mejor, puesto que las intervenciones tendrán mayor éxito y resultarán más duraderas.  

En algunos casos será necesario buscar ayuda externa para que os ayuden a hacer los cambios en casa y para poder trabajar con el/la chico/a para ayudarle a gestionar las emociones que van a ir apareciendo.

Así que si os encontráis con un hijo/a que presenta estos problemas, no dudéis en pedir ayuda.

Para más información podéis escribir a info@centrepip.com.