Menú principal
TwitterFacebookLinkedIn
628.546.791
633.402.018
635.676.515
info@centrepip.com

628.546.791 - 633.402.018 - 635.676.515 - info@centrepip.com

Català - Español

Estrategias para potenciar la autonomía de sus hijos

Muchas veces la preocupación de los padres de querer ayudar a sus hijos en los aspectos académicos puede llegar a comportar una dependencia absoluta de los hijos hacia los mismos debido a que por sí solos no se ven capaces de realizar las tareas.

¿Qué se puede hacer para fomentar la autonomía de los hijos en el estudio y en los deberes?

Hay que tener presente que las tareas no son de los padres sino de los hijos. Los padres deben ir reduciendo paulatinamente el control frente a los deberes de sus hijos, dependiendo de la edad del niño, a fin de convertirse sólo en una guía para irlos orientando en la realización de los mismos. Realizar una explicación previa para asegurarse de que han entendido el ejercicio, dejarles que los realicen por sí mismos y posteriormente repasar conjuntamente los ejercicios, pueden ser maneras muy útiles para que empiecen a coger cierta autonomía.

El lugar de estudio y de deberes debe ser siempre el mismo. Desde pequeños es bueno acostumbrarse a realizar los trabajos en el escritorio de sus habitaciones. Tenemos que conseguir que sea un lugar tranquilo y sin distractores que puedan captar la atención de los niños durante el estudio o los deberes. En el caso de que haya más de un hermano, se debe evitar ponerlos juntos, cada uno en una habitación diferente para evitar distracciones y comparaciones.

rutinasEn la habitación de estudio es necesario incorporar un panel de corcho para colocar un horario de rutinas diarias donde queden reflejadas con anticipación todas las tareas que deberán hacer de lunes a domingo (desde que se levantan hasta que se van a dormir). También se puede colocar un horario de entrega de trabajos y de exámenes para facilitar una mejor planificación del tiempo de estudio y deberes.

Hay que respetar las horas de las actividades establecidas en el horario de hábitos. Las tareas escolares deben hacerse durante el tiempo establecido en el horario. Al llegar a casa después de la escuela, pueden tener un tiempo para merienda y descanso pero es recomendable que empiecen a hacer las tareas escolares lo más pronto posible. Es importante evitar dejarlos ver la televisión o que salgan a jugar con sus amigos antes de terminar el trabajo escolar, de lo contrario, difícilmente se les pueda volver a reconducir llegando a poder desencadenar una lucha entre padres e hijos.

Una vez realizado el trabajo, podrán tener su momento de ocio, motivo importante para hacer las tareas con rapidez y sin distracciones, aunque, muchas veces los padres se pueden encontrar que sus hijos se nieguen a realizar el trabajo y, es en este momento, donde se deben evitar los gritos, discusiones… y sobre todo no ceder.

Por último, hay que reforzar positivamente las mejoras con una felicitación (a modo de ejemplo podría ser: “Muy bien, estoy muy contenta”) o pequeños premios que deberán ganar, sean materiales o no, tales como conseguir a medio plazo un juguete que realmente les pueda motivar o realizar alguna actividad con los padres que realmente les gustaría hacer. Estos son ejemplos de grandes motivadores que pueden facilitar la adquisición de determinados hábitos y comportamientos en sus hijos.