Menú principal
TwitterFacebookLinkedIn
628.546.791
633.402.018
635.676.515
info@centrepip.com

628.546.791 - 633.402.018 - 635.676.515 - info@centrepip.com

Català - Español

Los problemas de comunicación en la pareja

Actualmente, uno de los principales problemas con las parejas es la comunicación entendida desde el punto de vista más amplio y general. Según las palabras o los gestos que se hagan, una misma frase puede ser entendida de maneras muy diferentes, creando malentendidos o incluso discusiones. En muchas ocasiones, a raíz de estas dificultades para entenderse o comunicarse se van creando dinámicas familiares que con el tiempo van desgastando a uno de los miembros o, incluso, a la pareja en general.

El hecho de que una relación sea más o menos larga hace que los miembros de la pareja consideren que el otro sabe cómo es él y lo que está pensando en cada momento. El error de la lectura del pensamiento, es muy típico, al igual que es irreal. Aunque conozcamos a la otra persona, actuamos de acuerdo a nuestras propias interpretaciones de sus gestos, frases, acciones,… y, en ocasiones, nos podemos equivocar.Pareja

Por este motivo, es importante potenciar la comunicación eficaz en la pareja, para evitar que las propias interpretaciones influyan de manera negativa. Algunas pautas que facilitan dicha comunicación, se basan especialmente en reducir la ambigüedad de los mensajes y, por tanto, minimizar las posibles interpretaciones.

  1. Utilizar el “YO”, denotando que es un deseo, una opinión o un sentimiento propio, que nos afecta a nivel personal.

NO: “Es de muy mala educación no esperar a las personas”

SI: “Me ha molestado que no me esperases, me habría gustado encontrarte allí”

  1. Evitar las generalizaciones que no dan información fiable o provocan el etiquetado de la persona con frases como “eres…”

NO: “!No me haces ni caso!”

SI: “¿Podrías atenderme en este momento, por favor?”

  1. Evitar  los absolutismos como el “nunca” o “siempre”. Por un lado, se ha de tener en cuenta que rara vez estas palabras son ciertas, especialmente en las relaciones con las otras personas. Por otro lado, es una manera de encasillar a la otra persona quedándose en ese patrón, haciendo que se fije más en el significado de estas palabras, que en lo que ha provocado la frase.

NO: “Siempre dejas todo tirado”

SI: “Me molesta que dejes la toalla encima de la cama”

  1. Centrarnos en el aquí y ahora, intentando evitar los reproches del pasado. Recordar lo negativo o aquello que nos dolió en su momento no nos permite cambiarlo y potencia una comunicación basada en problemas anteriores sin solución.

NO: “¡Ni en mi primer embarazo me acompañaste al ginecólogo!”

SI: “Me sienta muy mal que no me acompañes al ginecólogo”

 Se ha de tener en cuenta, que mientras se habla se ha de vigilar con el tono y la comunicación no verbal. Una misma frase, según la manera de expresarse puede tener un significado u otro. Por ello, es importante vigilar intentando hacer que la comunicación sea de la manera más positiva posible, expresando tanto acuerdos como desacuerdos, pero de manera constructiva. Intentando potenciar el diálogo como un elemento clave en la solución de los otros problemas que pueden surgir.

 Cristina Garcia