Menú principal
TwitterFacebookLinkedIn
628.546.791
633.402.018
635.676.515
info@centrepip.com

628.546.791 - 633.402.018 - 635.676.515 - info@centrepip.com

Català - Español

Qué es la agorafobia

La agorafobia se puede definir como el miedo y la evitación de lugares en los cuales resultaría complicado salir en caso de haber una emergencia o sufrir síntomas de ansiedad. En este sentido, no tienen por qué tratarse de sitios cerrados, sino de cualquier espacio en la que la persona considere que las vías de escape son difíciles o que puede resultar complicado recibir ayuda en caso de necesitarla.

Qué componentes tiene la agorafobia

Podemos dividir la agorafobia en varios elementos:

  • Evitación de las situaciones temidas. Algunos ejemplos frecuentes son: ir en ascensor, ir a centros comerciales, restaurantes, cines o teatros, viajar en autobús, metro, avión o coche, etc.
  • Conductas defensivas que permiten afrontar algunas situaciones. Estas conductas minimizan la ansiedad que se experimenta ya que proporcionan tranquilidad pero ayudan, a la larga, mantienen el problema. Ir acompañado, tomar medicación, fumar, beber agua o alcohol, llevar amuletos, analizar y buscar donde está la salida más cercana, situarse cerca de la salida pueden ser algunos ejemplos de conductas defensivas.
  • Ansiedad anticipatoria o expectativa de que se va tener ansiedad elevada al encontrarse en una determinada situación.
  • Miedo al miedo. Las personas que sufren agorafobia, presentan miedo ante los propios síntomas de ansiedad por lo que tienden a alarmarse ante ellos aumentando los síntomas presentes.
  • ansiedad-agorafobia1Ataques de pánico o síntomas de ansiedad como mareo, nauseas, dificultad para respirar, visión borrosa, sudoración, temblores, el miedo a volverse loco o a perder el control o palpitaciones.

Pautas para superar la agorafobia

A la hora de enfrentarse a la ansiedad que aparece en la agorafobia es importante seguir una serie de recomendaciones. No obstante, estas pautas no sustituyen la intervención psicológica que en la mayoría de casos es necesaria.

  1. Aprender a respirar y relajarse. Existen ejercicios de respiración tranquila y profunda  que permiten minimizar las sensaciones de ansiedad. Estos ejercicios pueden ayudar a la persona a rebajar los síntomas y poder ir afrontando las situaciones.
  2. Exponerse a las situaciones temidas de manera gradual. En muchos casos, las personas intentan superar sus miedos yendo a aquellos sitios que temen pero, esta medida, si la situación no es superada ayuda a mantener y cronificar el miedo. Por ello mismo, es importante empezar con pequeños pasos que permitan acercarse al objetivo final. Por ejemplo, si se quiere conseguir ir en metro se puede empezar con acercarse a la boca del mismo durante unos días, luego entrar y esperar en el andén, realizar una parada, luego dos, y así sucesivamente. En resumen, es necesario dividir la tarea en pasos intermedios que permitan ir superando las situaciones poco a poco.
  3.  Valorar los pensamientos incapacitantes que aparecen ante esas situaciones e intentar analizarlos de manera objetiva. Es necesario ver el propio diálogo interno de la persona ante las situaciones temidas y poder verlas de manera objetiva. La ansiedad se alimenta del propio miedo, de nuestras propias alarmas. Por ello mismo, estas alarmas han de ser analizadas desde las pruebas objetivas y/o desde la posibilidad real de que pasen. No se trata de decir únicamente “Yo puedo hacerlo”, sino de valorar cada pensamiento de manera independiente desde el prisma de hasta que punto puede ser cierto o no.
  4. La ansiedad es una reacción que tiene un tiempo determinado siempre que uno mismo no la alimente. Por ello mismo, es necesario reconocer que se está sufriendo en ese momento sin  intentar controlarla o luchar con ella. Si se evita esta lucha, la propia ansiedad tiende a disminuir con el paso del tiempo. En la mayoría de casos, nuestros pensamientos y deseos de que ella desaparezca, tienen el efecto contrario. Por ello mismo, es necesario aceptarla y esperar a que disminuya.

Cristina Garcia