Menú principal
TwitterFacebookLinkedIn
628.546.791
633.402.018
635.676.515
info@centrepip.com

628.546.791 - 633.402.018 - 635.676.515 - info@centrepip.com

Català - Español

Trastorno del Aprendizaje No Verbal

¿Qué entendemos por el trastorno del aprendizaje no verbal (TANV)?

DESEMPLEO 2El TANV es un tipo de trastorno que afecta a nivel neurológico, concretamente a las funciones del hemisferio derecho.

La sintomatología principal que suelen mostrar los niños con este trastorno engloba las dificultades visual-perceptivas (como las dificultades a la hora de reorganizar los ejercicios en una hoja) y la caligrafía alterada. Cuando son más pequeños suelen destacar por la gran riqueza de vocabulario que utilizan y, a veces, esto hace que se enmascaren los problemas que presentan a nivel de comunicación no verbal, es decir, problemas para identificar las emociones, para entender los gestos o las situaciones sociales y para captar el doble sentido de determinadas expresiones lingüísticas.

¿Qué diferencia hay entre un TANV y un T.Asperger?

Determinados estudios que se han realizado afirman que uno es la continuidad del otro, es decir, ambos muestran los mismos síntomas aunque en el Trastorno Asperger la sintomatología se presenta mucho más acentuada. También hay que decir que los TANV muestran menos rigidez y las dificultades a la hora de interpretar las situaciones sociales no están tan afectadas.

¿Cómo se sienten estos niños?

A medida que llegan a la adolescencia la problemática aumenta ya que en estas edades los niños ya tienen estrategias para afrontar determinadas situaciones sociales. En el ámbito escolar se sienten perdidos ya que no llegan a comprender determinadas situaciones, las relaciones con sus compañeros cambian, son desplazados por sus iguales y es ahí cuando se dan cuenta que son diferentes. Debido a la dificultad de entender a los demás y que los demás los entiendan, empiezan a manifestar negación para ir a la escuela y en los momentos de patio es donde muestran más esta angustia. Esta situación vivida día tras día les genera altos niveles de ansiedad y como consecuencia buscan la sobreprotección del adulto. Con el adulto se sienten protegidos y comprendidos y es por este motivo que, muchas veces en las escuelas buscan más socializarse con los maestros que con los propios compañeros.

¿Qué pueden hacer los maestros ante esta situación?

Debido a que este trastorno es poco habitual, muchos maestros no saben cómo afrontar esta situación. Es de gran importancia que haya un asesor detrás, ya sea un profesional interno del propio centro como un profesional externo.

Muchos de estos niños con CI (Coeficiente Intelectual) alto se perciben a sí mismos como los “tontos de clase” cuando realmente con una adaptación adecuada son altamente funcionales.

¿Qué debemos tener en cuenta antes de intervenir?

Es importante comprenderlos ya que ellos mismos se suelen definir como “incomprendidos”. Es importante ofrecerles herramientas para que aprendan a desarrollarse de manera autónoma pero también es necesario que nosotros nos adaptemos a sus necesidades. Hay que tener en cuenta que ellos deben aprender estrategias que para el resto de la gente se crean de manera innata, por lo tanto, deben hacer un doble esfuerzo.

Por último, ¿qué estrategias se pueden dar en la escuela para mejorar la situación de estos niños?

El maestro debe asegurarse de que el niño con TANV comprende correctamente lo que se le pide, si no fuera así, se le vuelve a explicar con un lenguaje sencillo intentando evitar comentarios con cierta ambigüedad o que se sobreentienda. Además, para potenciar la autonomía, es necesario anticipar el temario o las tareas que realizará durante el día para reducir la angustia que suelen manifestar ante aquellas situaciones inesperadas. Es importante también compaginar las tareas escritas a mano con las tareas escritas con ordenador y sobre todo evitar la copia a mano de enunciados y de textos largos debido a las dificultades que suelen manifestar en motricidad fina.

Por último, para poder hacer una buena intervención con estos niños se debe conocer sus características personales y las necesidades de cada uno de ellos y tener en cuenta que cada niño es único y aún compartiendo la misma problemática, el enfoque de la intervención debe ser personalizado.

Anna Canals