Adolescentes y relaciones abusivas

Adolescentes y relaciones abusivas

En la adolescencia, al igual que en la edad adulta, se pueden establecer relaciones románticas de tipo abusivo. Nos referimos a aquellas relaciones en que uno de los miembros de la pareja vulnera los derechos de la otra de manera emocional, verbal, sexual y / o, incluso, físicamente. Las llamamos relaciones abusivas ya que existe un desequilibrio entre las partes que conlleva malestar, de mayor o menor intensidad, a la persona o las personas que las padecen.

Causas situacionales y personales:

Algunas de las causas de que todavía se estén dando relaciones abusivas son las que se detallan a continuación:

  • Mensajes contradictorios: Por un lado a nivel educativo desde las escuelas y desde muchos hogares se está trabajando para defender y crear una conciencia de igualdad entre todas las personas. Pero, por el otro, encontramos mensajes en canciones, series, películas, programas televisivos, influencers,… que promueven roles del pasado, diferencias entre géneros, relaciones de dependencia, patrones de amor basados en los celos y el control , etc.
  • Mitos del amor romántico y / o refranes populares: Frases como “el amor lo puede todo”, “si me quiere cambiar”, “es mi media naranja”, “quien bien te quiere te hará llorar” , “si no tienes celos es que no me amas”,…. nos dan una imagen sesgada las relaciones y nos ponen en riesgo. Aquí sólo hemos enumerado algunos pero nos podemos encontrar muchos más en nuestro día a día. Nuestra juventud, al igual que todo el mundo, está rodeada de estos mensajes.
  • Baja autoestima: una baja autoestima no permitirá valorarse como es debido y, por tanto, hace a la persona mucho más vulnerable a los mensajes negativos de los demás, llegando incluso en un extremo a que se crea que merece ciertos desprecios o que no la traten bien.
  • Dificultad para poner límites: No saber poner límites a los demás y no ser asertivos en sus relaciones es un factor de riesgo para terminar en una relación abusiva debido a que facilita que se den relaciones en que una de las partes domine a la otra.
  • Factores sociales y culturales: A pesar de que hoy en día estén cambiando los estilos educativos, aún existen muchas diferencias de cómo se educa a los niños y cómo se educa a las niñas. Tradicionalmente se educa a las niñas para cuidar de los demás y los niños para cuidar de sí mismos. Aunque muchas familias modifiquen estos patrones a la hora de educar a sus hijos e hijas, la sociedad no lo pone nada fácil. Sólo hay que ir a una tienda de juguetes y/o ver determinados anuncios en la televisión para ver cómo los estereotipos de género siguen estando muy presentes.
  • A mí eso no me pasará. El hecho de que pensar que somos invulnerables a encontrarnos en una relación abusiva hará que nos cueste reconocerla si desgraciadamente caemos y, lo que es más peligroso, que nos cueste mucho buscar ayuda. Es posible que nos demos cuenta pero nos dé vergüenza reconocer ante los demás la situación por la que estamos viviendo y nos aislemos.

¿Qué pueden hacer los padres si detectan que sus hijos/as estan en relaciones abusivas?

  • Enseñar y mostrar las bases de una relación sana. La familia es el modelo más importante para los hijos y las hijas. Mostrar las bases de una relación sana en la pareja es imprescindible para sus futuras relaciones. En el caso de padres y madres separados mostrar respeto hacia el otro progenitor actuará como factor de protección. Finalmente, en aquellas familias en las que se han dado casos de violencia de género, será importante trabajar la problemática por la que se vivió y/o se está viviendo bien desde casa o bien con la ayuda de profesionales especializados.
  • Ofrecer un clima de confianza con los adolescentes, dejar de tratar la sexualidad y las relaciones sentimentales como un tema TABÚ y facilitar que se pueda hablar en casa con libertad. Es muy importante que los padres y madres empaticen con los y las adolescentes y éstos se sientan escuchados y respetados. Si no quieren hablar dejar claro que pueden contar con ellos para cualquier cosa que necesiten. Una actitud comprensiva por parte de la familia facilitará que se acerquen. En cambio, si en casa somos demasiado estrictos es posible que no se atrevan a pedir ayuda si la necesitan.
  • Fomentar una mirada crítica de la realidad. Este es uno de los grandes factores de protección. El hecho de entrenar la mirada crítica para que nuestros adolescentes reflexionen sobre el mundo que los rodea y las cosas que pasan a su alrededor hará que cuestionen los mensajes que reciben y puedan tener un criterio propio. Esto hará que sea más difícil que se dejen llevar por la opinión de los demás o por los mensajes que les lleguen a través de los diversos mitjans.a somos demasiado estrictos es posible que no se atrevan a pedir ayuda si la necesitan.
  • Educar en la igualdad. Es importante también que desde casa se eduque en la igualdad de género, mostrando que mujeres y hombres son iguales de capaces y cuestionando los estereotipos de género que nos rodean. Los mensajes y modelos que se transmiten desde casa influyen mucho a los niños y a los adolescentes y, por tanto, es desde donde más se debe trabajar.

Como se puede ver a través del artículo el hecho de que se den relaciones abusivas entre nuestros y nuestras adolescentes  tiene una explicación multicausal. Todo el mundo puede encontrarse en una relación así pero el hecho de que se trabaje desde casa, desde las escuelas y desde la sociedad hace que este riesgo cada vez sea menor. Además, facilita darse cuenta más pronto que tarde y poner freno.

Para más información o si pensáis que vuestro hijo/a puede necesitar ayuda no dudéis en contactar con nosotras a través del mail: info@centrepip.com o de los teléfonos del centro que podéis consultar en la web.

Deja un comentario

Call Now Button