Ansiedad por separación, inicio de curso y Covid-19

Ansiedad por separación, inicio de curso y Covid-19

Estamos a punto de estrenar un nuevo curso, atípico tanto por cómo empieza como por cómo fueron los últimos meses del anterior. Muchos niños y niñas no se han separado de su familia desde el mes de marzo o lo han hecho durante poco rato, excepto aquellos que han realizado actividades de verano fuera de casa. El clima que rodea este inicio de curso está lleno de incertidumbre y de novedades tanto para los niños como para las propias familias, que están viendo como hasta el último momento no se ultiman las normativas. Todas estas condiciones pueden hacer que aparezca ansiedad de separación, que en algunos casos será leve y durará poco y en otros será mucho más intensa.

¿Qué es la ansiedad por separación?

Entendemos por ansiedad por separación aquella que se da en los niños cuando estos se deben separar del padre y/o la madre. Se trata de un miedo que aparece ante aquellos momentos en que el niño o niña debe quedarse al cargo de otras personas que no son sus progenitores: abuelos/as, tíos/as, escuela, guardería, … Es muy habitual encontrarla en los niños más pequeños y suele ser pasajera. Sin embargo, hay casos en que se puede mantener y terminar generando un gran malestar.

¿Cómo se manifiesta?

Como hemos comentado se manifiesta en aquellos momentos en que el niño o la niña se separan de sus progenitores o cuidadores de confianza y las reacciones más habituales son:

  • Llantos
  • Rabietas
  • Resistencia a salir de casa
  • Preocupación para que le pueda pasar algo al padre o la madre
  • Dificultades para dormir
  • Síntomas físicos: dolor de estómago, dolor de cabeza, vómitos, ….

¿Por qué aparece la ansiedad por separación?

Tiene un claro sentido adaptativo, ya que tener cerca los cuidadores aumenta las probabilidades de supervivencia y va desapareciendo a medida que el niño/a aumenta confianza en sí mismo y en los demás.

Este curso hay más probabilidades de que se dé en más niños/as y/o que sea más intensa ya que estos llevan mucho tiempo bajo la seguridad que les da estar con su familia. Además, debemos tener en cuenta que se dan muchos cambios de cara a la vuelta al colegio (uso de mascarilla, distancia social, juegos con distancia, …) que les pueden generar más sentimiento de inseguridad del que ya de por sí pueden tener. El miedo a encontrarse “solos”, sin sus figuras de referencia en estos momentos puede llegar a ser intenso en algunos casos.

A todo esto debemos sumar el malestar que alguno de los niños y niñas puedan tener respecto a todo lo que hemos vivido, que no hará más que aumentar la dificultad para separarse de su entorno seguro: casa, padres, familia cercana, etc.

Que podemos hacer desde casa?

Desde casa podemos ir haciendo algunas cosas que los ayudarán a la vuelta a la escuela:

  • Iniciar contacto con los amigos del curso pasado si no se han visto durante el verano y/o antes del confinamiento (con las medidas de seguridad necesarias) puede ayudar a que se sientan más seguros en la vuelta al centro.
  • Preparar el curso con ilusión: empezar a preparar conjuntamente el material que necesitarán para la escuela como una actividad agradable. Ir a comprar juntos la mochila, la bata, el chándal, los materiales de escritura, ….
  • Explicar muy bien las normas que se deberán seguir al volver a la escuela, mostrando que no serán muy diferentes de las que ya siguen cuando salen de casa.
  • Mostrar todos aquellos aspectos positivos que tendrá ir a la escuela.
  • Preguntar si tienen miedos, aspectos que les inquietan, … Animar a que pregunten todo lo que quieran saber.
  • Incluir rutinas que los ayuden a relajarse en las noches: masaje, lectura de cuentos, ….
  • Para aquellos que no han ido nunca a la escuela, si es posible, ir algún día antes del inicio de curso para que conozcan las instalaciones y las profesoras.
  • A la entrada del centro no alargar demasiado el momento de despedida. Sabemos que a muchos se os rompe el corazón al dejar vuestro hijo o vuestra hija llorando pero el hecho de quedarse consolandolos sólo alarga su sufrimiento. Confiad en las profesionales con las que dejáis a vuestros hijos e hijas, están acostumbradas y tienen herramientas para gestionarlo. Transmitid esta confianza.
  • Recordad a los niños que estarán un rato en el centro pero que después ellos los irán a recoger. Incluso se les puede indicar la hora de vuelta. Transmitirles que los amáis y que sabéis que estarán en buenas manos.

¿Cuando tengo que consultar con un profesional?

Como ya hemos comentado la aparición de los miedos al separarse son normales y aparecen en un gran número de niños. Las reacciones pueden llegar a ser muy intensas pero no por ello tenemos que preocuparnos de inmediato.

Nuestra recomendación es que consultéis con profesionales cuando:

  • estos miedos se mantengan durante más de 3-4 semanas sin disminución gradual
  • las profesionales de los centros educativos os informen que la intensidad y duración de la reacción es excesiva en el tiempo
  • aparezcan síntomas físicos más allá de las primeras 3-4 semanas o dificultades mantenidas para dormir y/o mantener el sueño
  • la preocupación esté presente durante todo el día
  • estos miedos aparezcan tras un periodo de tranquilidad en la que habían desaparecido y sin que haya habido ningún cambio que las pueda justificar (cambio de horarios de los padres, nacimiento de algún hermano, muerto de algún familiar, cambio de vivienda o centro, etc.)

Si tenéis dudas nos podéis consultar en info@centrepip.com y os atenderemos encantadas.

Deja un comentario

Call Now Button