La psicología positiva, ¿Qué consecuencias tiene cuando no se entiende bien?

La psicología positiva, ¿Qué consecuencias tiene cuando no se entiende bien?

En los últimos años ha habido un boom de mensajes y/o fotos motivadoras que podrían categorizarse como conceptos propios de la psicología positiva. No obstante, en terapia nos estamos encontrando que estos mensajes mal entendidos pueden provocar síntomas de ansiedad o depresión. En este artículo queremos reflexionar sobre qué es la psicología positiva y sus beneficios y  consecuencias. ¡Vamos a ello!

¿Qué es la psicología positiva?

Podemos situar el nacimiento de la psicología positiva en los trabajos de M. Seligman a partir del libro Felicidad Auténtica. Las bases de esta orientación psicológica se encuentran en la búsqueda del bienestar psicológico teniendo en cuenta las fortalezas y virtudes de cada persona. Es decir, en lugar de buscar las debilidades de las personas, se centran en aquello que da valor a la vida y los factores que contribuyen a una vida plena.

Por lo tanto, los puntos clave los podríamos resumir en:

  • Objeto de estudio centrado en el bienestar psicológico
  • Se trabaja a partir de virtudes y fortalezas

¿Qué NO es psicología positiva?

Teniendo en cuenta esta definición, podemos identificar algunos elementos que no se englobarían dentro de esta rama de la psicología.

  • No se trata de negar la tristeza o el dolor, sino que busca las emociones agradables para poderlas reconocer y potenciar.
  • No se trata de negar los problemas sino de centrar el prisma en aquellas cualidades y/o aspectos que pueden ayudarnos a salir de dicha situación.
  • No se trata de negar el sufrimiento, sino que se focaliza en la felicidad y aquello que la define para cada uno. El objetivo es intentar alimentar dicha felicidad.

¿Qué consecuencias tiene la psicología positiva mal entendida?

Cuando extraemos la psicología de contexto y únicamente nos quedamos con el mensaje literal podemos encontrarnos ante situaciones como las que comentamos:

  • TODO depende de mí, lo que al final puede generar en una sensación de que se puede controlar cualquier situación y, por ende, si algo funciona mal, es nuestra responsabilidad afectando a nuestra autoestima. Asimismo, este tipo de mensajes quitan importancia al contexto y/o entorno que pueden influir en aquello que estamos viviendo. Por ejemplo, por mucho que hagamos una comunicación asertiva, la respuesta de la otra persona puede ser agresiva o sumisa. Nosotros decidimos como actuar, pero no podemos controlar las respuestas de las demás personas.
  • Las emociones negativas son malas. Nada más lejos de la realidad. Tal y como vimos en el artículo sostener emociones negativas todas las emociones son necesarias y nos informan acerca de situaciones que requieren nuestra atención. Negarlas o ignorarlas puede generar problemas mayores. Asimismo, hay situaciones en que estas emociones son lícitas y, más importante aún, son saludables. Ante un duelo, por ejemplo, nadie esperaría que estuviéramos alegres todo el tiempo.
  • En la vida solo ha de haber felicidad, además de imposible sería insano. En la vida, tenemos momentos de todo tipo los cuales nos permiten crecer, madurar y aprender. Tal y como hablábamos en el artículo que aprendemos en los malos momentos, las crisis son un momento ideal para resituarnos y avanzar hacia lo que queremos.

Y a ti ¿Cómo crees que te afectan estos mensajes? Ten una mirada crítica y quédate con aquello que te interese de los mensajes sin rigideces ni absolutismos.

Para más información nos puedes escribir a info@centrepip.com

 

Deja un comentario

Call Now Button