Los miedos en nuestros hijos e hijas

Los miedos en nuestros hijos e hijas

En este nuevo post tratamos uno de los temas que con más frecuencia sufren los niños y niñas de diversas edades y que a menudo generan preocupaciones en sus padres y madres de los mismos, los miedos.

Casi la mitad de los niños y niñas experimentan varios tipos de miedos a lo largo de su desarrollo. Podemos decir que se trata de miedos evolutivos, es decir, son miedos que es normal que aparezcan en determinadas edades ya que los previene de posibles peligros en cada uno de los momentos de su desarrollo, pasajeras y que suelen superar de manera espontánea .

Se trata de miedos normales que no provocan muchas interferencias en la vida del niño o la niña y sirven para que desarrollen habilidades motoras y cognitivas de afrontamiento ya que les dan la oportunidad de aprender a enfrentarse ante situaciones difíciles y estresantes como las que ineludiblemente se encontrarán a lo largo de su vida.

¿Cuáles son los miedos más frecuentes?

  • A los 6 meses pueden empezar a manifestar miedo ante estímulos nuevos (nuevos ruidos, nuevas personas, …) y hacia los 9 meses el miedo principal suele ser la separación de la madre durante mucho rato o quedarse solos en un lugar desconocido , llegando a la fase más aguda al final de los dos años.
  • En la primera infancia surgen otros muchos miedos como a las máscaras, a las alturas, a los perros, etc.
  • Hacia los 2-4 años, cuando comienza el entrenamiento en el control de esfínteres, hay niños que desarrollan miedo al baño. Aparecen también miedos ante los animales que pueden alargarse más allá de esa edad.
  • A los 3 y los 4 años los miedos principales son los perros y la oscuridad.
  • A los 6 años los temas centrales pueden ser los miedos en la escuela, la oscuridad, las catástrofes y los seres imaginarios (brujas, fantasmas, etc).
  • Entre los 6 y los 9 años pueden aparecer temores ya más reales: el daño físico o al ridículo por la falta de habilidades escolares o deportivas.
  • Los niños y niñas de 9 a 12 años pueden tener miedos como: la posibilidad de catástrofes, incendios, accidentes, a sufrir enfermedades graves, etc., y, miedos emocionalmente más significativas como el temor a conflictos graves entre los padres, al mal rendimiento escolar, a las palizas, las broncas, etc.
  • En los adolescentes (13-18 años) tienden a surgir temores más relacionados con la autoestima personal: capacidad intelectual, aspecto físico, temor al fracaso, etc., y con las relaciones interpersonales.

Cabe decir que, aunque éstos sean los miedos que aparecen con más frecuencia, no todos los niños y niñas los experimentan y también es posible que aparezcan miedos poco usuales que incluso nos pueden parecer extraños, como por ejemplo miedo al viento o al aire.

Cuando estos miedos aparecen en nuestros niños es importante calmar al niño/a cuando las experimenta, transmitiendo seguridad y comprensión pero sin dar una excesiva atención los mismos. Si damos demasiada importancia a estos miedos, el niño o niña podrá aprender a utilizarlo como estrategia para obtener la atención de los padres. Es mucho mejor facilitar que pueda obtener esta atención por otros comportamientos positivos.

Entonces, cuando consultar con un profesional? Como se ha comentado antes, la aparición de los miedos a lo largo de la vida de los niños y niñas es normal y en la mayoría de los casos se superan por sí mismos, por lo tanto, es recomendable contar con la ayuda de un profesional tan sólo en aquellos casos en que nuestro hijo/a experimenta miedos que se mantienen en el tiempo en lugar de ser transitorios, aumentan en intensidad y/o condicionan el funcionamiento del niño en casa, en la escuela y/o con las personas que lo rodean.

Si deseáis obtener más información no dudéis en poneros en contacto escribiendo a info@centrepip.com

Deja un comentario

Call Now Button